Quienes somos

Desde tiempo inmemorial, se sabe que la casa donde actualmente se halla ubicado el Bar “SARDINA”, fue un edificio dedicado a algún tipo de actividad comercial, por encontrarse en la travesía del pueblo.
Por ejemplo, sabemos que en un tiempo fue “Posta” de Correos, pues en la demolición llevada a cabo por nuestro padre, Juan GONZALEZ RODRÍGUEZ, en el año 1970 se encontró un buzón de correos.
Desde hace muchos años, la casa se dedicó a Bar-Cafeteria, hasta que en el año 1917 nuestro abuelo, Francisco GONZALEZ PEREZ, adquirió el traspaso del negocio al que era su propietario, por un importe de Pesetas, dejando su anterior oficio de tonelero y dedicándose desde entonces a la hostelería.
Regentaba el negocio nuestro abuelo, con la colaboración de su madre, al ser huérfano de padre. En 1920 contrae matrimonio con nuestra abuela Antonia RODRÍGUEZ PEREZ, la cual se hace cargo a partir de entonces de la elaboración de tapas, labor que realizaba en las antiguas hornillas de leña o carbón, y posteriormente con la ayuda de sus hijas MARIA y ANTONIA GONZALEZ RODRÍGUEZ.
Aún con corta edad, se hace cargo de ayudar a su padre, nuestro tío Diego GONZALEZ RODRÍGUEZ y nuestro padre, Juan González, incluso en edad escolar, se inicia en el aprendizaje del oficio de herrador, que ejercía su abuelo Diego RODRÍGUEZ RUIZ, y su tío Pedro RODRÍGUEZ RUIZ.
Cabe señalar, que serían innumerables las anécdotas acaecidas en nuestro bar durante la Guerra Civil española, ya que era lugar frecuentado por personas de todas las ideologías.
En esta época a nuestra familia, además de la dureza de los tiempos de la posguerra, se añade la fatalidad de la muerte de nuestro joven y querido “títo Diego”. Y es entonces, cuando nuestro padre, a los 16 años de edad, tiene que hacerse cargo de la explotación del negocio familiar, dejando su aprendizaje de herrador.
A temprana edad nuestro padre establece relaciones de noviazgo con nuestra madre, Isabel HERRERA CARDENAS. En 1962 contraen
matrimonio, haciéndose cargo paulatinamente nuestra madre de las labores que hasta entonces desempeñaba nuestra abuela Antonia.
Tras la muerte de nuestro abuelo “Frasquito” en el año 1961 , nuestro padre adquiere en propiedad la casa de la C/ Real, nº 2, donde estaba ubicado el bar. Posteriormente en el año 1967 efectúa la demolición de la casa antigua montando un negocio mas moderno y actual, en consonancia con los tiempos. Ya en esta época, nosotros (Pepe, Francisco y Diego GONZALEZ HERRERA) nos fuimos incorporando, conforme íbamos creciendo, al negocio de nuestro padre. Con posterioridad, en el año 1987 nuestro padre adquiere la casa contigua al negocio, sita en C/ Real, nº 4.
En el año 1997 unimos las dos casas y construimos un patio típico andaluz.
Al contraer matrimonio, nuestras esposas, Ana y María José se van incorporando a los quehaceres del bar, ayudando a nuestra madre Isabel en dicha tarea. En 1995 nuestro hermano Pepe realiza unos cursos de cocina profesional, llevando a cabo las prácticas del mismo en los mejores hoteles y restaurantes de la Costa del Sol y es a partir de este momento cuando se da una apertura mayor a la ya amplia variedad de tapeo de nuestro bar y empezamos a funcionar como Bar-Restaurante.
En el año 2002 se inician las nuevas obras de demolición y construcción del nuevo edificio que alberga Restaurante- Bar- Cafetería y Apartamentos.